+
Jardín

Lilium


Características principales


El lilium es el género al que pertenecen los lirios: son hermosas plantas bulbosas que pertenecen a 100 especies diferentes. El lilium es nativo de las regiones templadas del hemisferio norte. Los bulbos rectos brotan de los bulbos, simples, a veces ramificados en la parte superior. Las hojas son delgadas, rara vez ovaladas, mientras que la hermosa flor puede ser en forma de embudo o campana. Los seis tépalos son, desde el medio, doblados o incluso enrollados. Los seis estambres y el lápiz con el gran estigma son claramente visibles. Las flores de Lilium tienen las más variadas formas y colores. Como plantas de interior, solo se cultivan unas pocas especies y variedades de lilium, que solo pueden comprar los jardineros que las venden cuando están en flor. Las técnicas de cultivo pueden ser diferentes según la especie, sin embargo, las plantas deben mantenerse húmedas durante todo el período de floración, evitando que el agua se estanque en la maceta.

Variedades y técnicas de cultivo.



Existen diferentes especies y variedades de lirios, cada uno de ellos con características particulares. Por ejemplo, el Lilium longiflorum es un lirio de floración larga, con un bulbo amarillo claro, bastante grande, un poco plano en la parte superior, a partir del cual se desarrolla un tallo recto y rígido. La especie con tallo tiene de 20 a 40 hojas verdes brillantes, de 7 a 13 cm de largo. Las flores, blancas, perfumadas, ligeramente en forma de embudo, generalmente florecen en los meses de junio o julio. Las plantas llenas de brotes o en flor se pueden encontrar, sin embargo, solo desde febrero hasta finales del verano, por floristas especializados. En cambio, el Lilium tigrinum-Hybrid también se llama lirio de tigre debido a los tallos de un rojo púrpura intenso que se desvanece incluso en negro, a veces con manchas verdes. Las flores son de color rojo brillante o naranja, con manchas moradas muy oscuras, y numerosas flores florecen juntas en una inflorescencia. Estas variedades se caracterizan por su notable robustez. Las técnicas de cultivo del lilium pueden ser diferentes dependiendo de la variedad cultivada, sin embargo, hay algunas características comunes a las diferentes variedades. Primero, las plantas se pueden colocar en una posición donde el sol late por la mañana y por la noche. Además, los lirios duran más si se almacenan en una habitación fresca.

Cómo fertilizar



Las plantas en macetas no necesitan fertilización, esta operación no es necesaria: de hecho, en la mayoría de los casos, el lilium no se cultiva más allá del período de floración. Como resultado, las reservas de nutrientes son suficientes para la planta. Precisamente por esta razón, los lirios son hermosas plantas de apartamentos de corta duración. Seguir cultivándolo crearía dificultades y, por lo tanto, no es aconsejable para el aficionado. En cualquier caso, si decide cultivarlas en macetas, es preferible, después de la floración, cortar el tallo y quitar los bulbos de la tierra, volver a ponerlos en condiciones secas y esperar a replantarlos. Si, por el contrario, queremos cultivarlos en el jardín, abonémoslos con estiércol maduro o un producto para plantas con flores, durante la fase vegetativa, hasta que el tallo esté seco y se elimine. Las plantas, rústicas, florecerán durante algunos años.

Lilium: plagas y enfermedades



El lilium puede sufrir daños debido al ataque de insectos y enfermedades: entre los primeros, podemos recordar los escarabajos y los pulgones, que afectan las partes sensibles de la muestra. También pueden transmitir virus de roseta y mosaico. En cambio, los trips de los invernaderos ponen los huevos en las hojas del lirio, haciendo que se vuelvan amarillos y se sequen. Mientras que los caracoles se alimentan de las partes tiernas, los ciempiés también golpean los bulbos y las raíces. En cuanto a las enfermedades causadas por hongos, debemos prestar atención a la podredumbre de los bulbos y las hojas, que tiene efectos en la vida de las plantas. Finalmente, el lirio puede verse afectado por el óxido (en este caso, las hojas están salpicadas de manchas rojizas) y por virus que manchan o hacen que las hojas jóvenes se vuelvan amarillas y se desvanezcan.