Jardín

Enebro


¿Cuáles son las características de la planta?


El enebro es una planta que a menudo se cultiva en jardines en forma de seto. Esta especie se caracteriza por ser de hoja perenne y producir bayas fragantes ampliamente utilizadas en el campo de la medicina herbal y la perfumería. El enebro es una planta rústica, por lo que requiere poco cuidado: en particular, debe podarse regularmente para mantenerlo bajo control. En cuanto al suministro de agua, la planta puede satisfacer sus necesidades de agua simplemente gracias a la precipitación meteorológica. Es posible regar la planta durante el verano para evitar que el suelo se seque en exceso y la salud de la muestra se vea afectada. Al mismo tiempo, es aconsejable prestar atención al estancamiento del agua que puede hacer que las raíces se pudran.

Cómo cultivar



El cultivo de enebro en macetas se puede hacer comprando una plántula en un vivero de confianza o plantando esquejes de 12 cm de largo hechos por otro espécimen. En este punto, el corte se coloca en un frasco de vidrio lleno de agua hasta la raíz y luego se trasplanta. Un espécimen joven debe ser regado a menudo porque el sistema de raíces aún no está lo suficientemente desarrollado como para poder buscar efectivamente agua y nutrientes en el suelo. Por ejemplo, riegue la planta dos veces por semana. Una vez que el enebro ha crecido, el suministro de agua se reduce y el requerimiento de agua queda cubierto por la precipitación. En cualquier caso, es esencial que no haya estancamiento en los platillos porque pueden hacer que las raíces se pudran y, por lo tanto, la muestra muera.

El suelo y los métodos de fertilización.



El enebro crece preferiblemente en un suelo bien drenado y seco: sufre una humedad excesiva, por lo que se debe prestar atención al estancamiento del agua que puede poner en peligro la salud de la planta. El suelo ideal es seco y pobre: ​​si el cultivo se realiza en una maceta, es bueno llenar el recipiente con una mezcla de tierra y arena universal. En cuanto a la fertilización del enebro, es necesario tener en cuenta que esta especie vive también en sustratos pobres en nutrientes, esta operación no es obligatoria. En caso de que la muestra se cultive en maceta, se puede realizar una fertilización ligera durante el período de primavera: de vez en cuando se extiende un compost, que se puede obtener con bricolaje gracias a los desechos vegetales. El cultivo de enebro se recomienda tanto en zonas mediterráneas con un clima cálido y veranos áridos como en los fríos de montaña.

Enebro: qué tener en cuenta



Cuando desee cultivar el enebro, debe tener en cuenta algunos trucos para obtener un buen éxito: en primer lugar, la planta debe exponerse a pleno sol y tolera a lo sumo una situación de media sombra. En consecuencia, el cultivo en macetas permite numerosas ventajas, ya que el espécimen se puede mover fácilmente al punto más adecuado de acuerdo con las condiciones climáticas y la temporada; si, en cambio, el enebro se cultiva en el jardín, necesariamente debe elegir un lugar soleado. La poda debe llevarse a cabo entre febrero y principios de marzo, para eliminar las ramas secas y dañadas, darle a la planta la forma deseada y favorecer el crecimiento de nueva vegetación. Como es una planta rústica, el enebro es muy resistente a las enfermedades; Si es atacado por parásitos, en la mayoría de los casos tiene que ver con pulgones y cochinilla. El tratamiento se puede realizar con remedios naturales, por ejemplo extendiendo una muestra de cola de caballo o una decocción de ajo en la muestra.