+
También

Adormidera


Cuánto y cuándo regar


La adormidera, conocida con el nombre científico de Papaver somniferum, pertenece a la familia Papaver; Es una planta herbácea que produce una flor real con pétalos muy grandes y protege su propia semilla, cayendo así en la categoría de angiospermas. Este tipo de plantas anuales es elegido tanto por los jardineros como por los inexpertos gracias a la peculiar simplicidad del cultivo y la recuperación. De hecho, las semillas se pueden comprar en casi cualquier lugar. Por lo que respecta al riego, es bueno que la amapola reciba abundante agua de alimentación a intervalos regulares; una vez a la semana es más que suficiente, siempre verificando que el suelo permanezca seco y que no se forme el estancamiento peligroso y fatal del agua en el recipiente.

Los secretos para cultivarlo



Incluso el cultivo de la adormidera, un poco como todas las plantas herbáceas que pertenecen a la familia dispersa de Papaver, es bastante simple. Requieren menos atención que las que necesitan muchas otras plantas, pero esto no significa que no haya mejores prácticas para seguir fielmente para garantizar el desarrollo exuberante de esta planta medicinal. En primer lugar, es mejor sembrar al comienzo de la temporada de otoño o primavera; de hecho, las semillas de adormidera necesitan temperaturas frescas o frías, por muy distantes que estén de las heladas de invierno, que tendrían el único efecto de matarlas. En cuanto al suelo, se debe garantizar que tenga excelentes propiedades de drenaje, según lo cual es aconsejable agregarle arena: un exceso de tierra inhibiría no solo el paso del agua, sino también los rayos del sol.

Periodo y herramientas para fertilizar



La elección del fertilizante adecuado es bastante importante para la supervivencia de la adormidera. Es bueno elegir un fertilizante natural hecho de material orgánico. Durante los meses de invierno, el Papaver somniferum necesita abundante fertilizante, que debe administrarse regularmente una vez al mes diluido con agua nutritiva. Una vez en la temporada de primavera, es bueno repetir las operaciones de fertilización utilizando, en este caso, un fertilizante líquido ad hoc; Es aconsejable guiarse por un vivero experto o ir a tiendas especializadas al elegir este último. El fertilizante debe ser rico en macro nutrientes como potasio, magnesio, hierro, nitrógeno y fósforo. Mientras se adapta aproximadamente a todos los fertilizantes, estos nutrientes no deben faltar para el cuidado adecuado de las plantas.

Adormidera: exposición y posibles enfermedades



Las amapolas de opio no requieren condiciones climáticas específicas; De hecho, son plantas infestantes, que pueden nacer espontáneamente en las tierras más dispares. Sin embargo, la exposición óptima que garantiza la buena supervivencia de la planta proporciona una buena exposición a la luz solar, aunque equilibrada por la posibilidad de almacenar la planta en un área semi sombreada; Lo importante es que la amapola recibe luz solar durante 6 horas y que las condiciones climáticas se ventilan con temperaturas entre 0 y 20 ° C. Al ser una planta herbácea rústica y bastante antigua, los años de adaptación la han hecho bastante resistente a las adversidades naturales. Pueden surgir diferentes enfermedades debido al mal cultivo, como el riego incorrecto o la exposición excesiva a la luz solar. La enfermedad característica a la que está expuesto el papaver sumniferum es la enfermedad fúngica de oidio o mal blanco, que ocurre a través de una sustancia blanquecina que ataca a la planta. Como remedio, es posible quitar y quemar los tallos involucrados o usar productos a base de sulfato y cobre.