Cuando y como regar el zamia


Zamia es una planta bastante resistente al escaso suministro de agua. Sin embargo, a pesar de esto, las operaciones de riego son particularmente importantes, especialmente en ciertas épocas del año. Los riegos deben ser bastante generosos, especialmente en el período comprendido entre la primavera y el verano, correspondiente a aquel en el que zamia crece más activamente. Durante las temporadas de invierno y otoño, por otro lado, el riego debe reducirse drásticamente. Es suficiente, en este período, humedecer ligeramente el suelo. Al regar el zamia es absolutamente necesario evitar el estancamiento del agua. Estos son muy temidos por la planta que puede, por esta razón, enfrentar diversas enfermedades e incluso daños irreversibles que conducen a la muerte.

Cómo cultivar y curar zamia adecuadamente



El cultivo de zamia, así como su cura, es relativamente simple. Por lo tanto, es una planta que también es adecuada para quienes se acercan al mundo de la jardinería por primera vez. El tipo de tierra en la que se planta zamia es muy importante. Estos necesariamente deben ser suaves y bien drenados, ya que zamia teme mucho el estancamiento del agua. Periódicamente puede ser necesario proceder con el trasplante de la planta, para darle más espacio dentro de una maceta más grande. Las hojas a menudo necesitan limpiarse del polvo que se puede acumular allí, usando un taco ligeramente humedecido. La poda no es esencial para zamia. Es suficiente eliminar las hojas secas o dañadas para evitar la aparición de plagas o enfermedades.

Fertilización Zamia



La fertilización es una operación vital para todas las plantas. Zamia, por supuesto, no es una excepción. El momento ideal para fertilizar la planta es entre primavera y verano. Será necesario utilizar un buen fertilizante líquido adecuado para plantas verdes y diluirlo directamente en el agua utilizada para el riego. Las dosis deben reducirse a la mitad en comparación con las indicadas en el paquete del producto elegido. La tasa periódica a la que se realiza la fertilización es igual a intervalos de aproximadamente 30 días. Los elementos indispensables para zamia son nitrógeno, fósforo y potasio. La presencia de otras sustancias menores como el hierro, el cobre y el zinc también es muy importante. Solo con una fertilización equilibrada se puede garantizar un crecimiento correcto y un buen desarrollo de zamia.

Zamia: exposición a Zamia y enfermedades



Zamia puede vivir y prosperar tanto a pleno sol como a la sombra. Este aspecto depende esencialmente del tipo de zamia elegido. Es bueno obtener consejos de su viverista de confianza. La exposición de la planta debe ser preferiblemente en lugares bien iluminados pero no directamente sujetos a los rayos del sol. La resistencia de zamia es uno de sus puntos fuertes. Por esta razón, rara vez es víctima de enfermedades o parásitos, especialmente si la atención brindada (y muy pocas son realmente ciertas) es adecuada para las necesidades de la planta. Las variaciones climáticas son toleradas por lo que no crean demasiados problemas. Es muy importante evitar el estancamiento del agua que puede comprometer a zamia incluso de forma irreparable, pudiendo pudrirse.

Vídeo: Como reproducir la planta palma Zamia furfuracea Palma bola por separación (Julio 2020).