+
Jardinería

Cómo hacer un injerto dividido


Técnica de injerto dividido


El injerto dividido consiste en tomar de una planta sana y exuberante algunas ramas (llamadas marze), para unirlas a una planta similar. Los vástagos, una vez tomados de la primera planta, deben trabajarse para obtener un ápice puntiagudo en su parte final. Para hacer esto, puede ayudarse con un pequeño cuchillo afilado, que le permitirá obtener una cuña suave. Luego pase a la planta que contendrá el injerto. Para esto, es necesario hacer una división de la profundidad de 4/5 cm en una rama recta, que actuará como un portainjerto. Para favorecer el éxito del injerto es aconsejable privar a la rama de las hojas. Ahora inserte dos espacios en el espacio, asegurándose de que la corteza de los dos elementos coincida perfectamente. Después de insertar también el segundo vástago, utilice el mismo procedimiento para atar bien el portainjerto con rafia o cinta aislante. Para prevenir cualquier enfermedad causada por el ataque de plagas o infiltraciones de agua en el interior, cubra el corte con masilla específica para injertos, que se puede comprar en cualquier centro de bricolaje.

Ventaja inserto dividido



La técnica de injerto dividido se usa para plantas ornamentales y frutales. Su característica principal es donar diferentes variedades de flores o frutas, aumentar la producción o asegurar que el mismo árbol pueda crear una variedad más amplia de la misma fruta. El mejor momento para proceder con la división es el que se encuentra entre la segunda mitad de febrero y la primera mitad de marzo. Este tipo de injerto es bastante simple y también se puede hacer con la técnica de bricolaje. Es importante llevar palos que sean vigorosos y tengan al menos dos o tres gemas. Para realizar el corte oblicuo en su parte final, es posible utilizar un cuchillo específico para injertos, que también puede ser muy útil para cortar el tronco de la planta de destino.

Técnicas de injerto dividido



Dependiendo del tipo de corte realizado y su posicionamiento, es posible hacer divisiones comunes o divisiones inglesas. Los primeros prevén un corte de 5/6 cm en el tronco de la planta de destino en el que insertar canicas de unos 10 cm de largo, mientras que en los injertos divididos en inglés (también definidos como lengua), tanto el vástago como el portainjerto deben cortarse oblicuamente. En ambos tratamientos, sin embargo, es esencial que las partes coincidan perfectamente. Para facilitar la continuidad en el injerto dividido en inglés, se realizan incisiones adicionales en ambos lados para crear un diente que facilite la inserción del vástago en el portainjerto. Sea cual sea el tipo de injerto que elija, será necesario proteger la parte más débil de la planta mediante ligadura, para que se realice con rafia o cinta aislante.

Cómo hacer un injerto dividido: tijeras de injerto



Para una buena inserción dividida, uno de los factores fundamentales está representado por el corte. Esto debe ser limpio y preciso, realizado con tijeras muy afiladas capaces de cortar ramas blandas o leñosas. Un corte manchado o mal hecho podría ser responsable de una división fallida del injerto, ya que causaría sufrimiento a las dos partes interesadas, debilitándolas y arriesgando comprometer el resultado final completo. Las tijeras de injerto están diseñadas y construidas específicamente para esta operación, y a menudo se complementan con dos cuchillas adicionales. Disponible en los mejores centros de bricolaje, las tijeras de injerto cuestan alrededor de 25/30 euros. En el mercado también es posible encontrar modelos más caros, que ofrecen un mejor rendimiento gracias a su mayor diámetro.