Jardín

La glicina


Cuánto y cuándo regar la glicina


La glicina es una planta trepadora, no necesita riego con demasiada frecuencia, ya que es la primera fase de la vida que se moja con más frecuencia. Durante el período de verano o si debería haber períodos de sequía, es mejor asegurarse de que también riegues todos los días. Los suelos arenosos tienen dificultades para retener la humedad, en este caso es esencial intervenir con riego frecuente. La floración ocurre con la llegada del verano y dura más de un mes. Si la floración es deficiente, verifique la cantidad de agua administrada y que tenga una exposición correcta. Evite el chorro de agua directamente sobre los brotes, esencial para no dañarlos, ya que para la mayoría de las plantas, es necesario evitar la formación de estancamientos de agua que causan la pudrición de la raíz.

Cómo cultivar y tratar la glicinia



Para cultivar glicinias, debe plantarse en primavera. Tomas un par de tallos y te aseguras de tejerlos juntos y sobre el soporte. Una vez que alcancen un metro de altura, se unirán, creando un solo tronco sólido. Una vez que se alcanza la altura correcta, se proporcionan soportes para las ramas, que en la fase inicial deben guiarse. Al mismo tiempo, las ramas deben podarse para que puedan fortalecerse. La poda ayuda a formar otras germinaciones que espesan el cabello. Posteriormente, las ramas se volverán leñosas y luego se podrán quitar los soportes. Para agrandar el follaje, será necesario ayudar a la germinación terminal de a poco, siguiendo el crecimiento. Asegúrese de mantener las ramas horizontales.

Cómo y cuándo fertilizar glicina



Una vez que termina la temporada de verano, es necesario recolectar el follaje seco de la planta y es necesario fertilizarlo con un fertilizante de origen mineral, posiblemente sin nitrógeno. Esto es para evitar un posible ataque de plagas activas durante este período. Además, la glicina logra tomar nitrógeno del suelo de forma autónoma, reparándolo. Entonces, para agregarlo, dañaría la floración, prefiriendo en cambio el crecimiento excesivo del follaje. Una de las formas más apreciadas para la glicina, si se cultiva en el florero, es el tipo paraguas, que proporciona una estética agradable. Para obtener una planta sana, es necesario fertilizarla al menos dos veces al año. Fertilizarlo es realmente importante y debes hacerlo regularmente para obtener un crecimiento exuberante.

Wisteria: exposición, enfermedades y posibles remedios.



La planta de glicinias prefiere el sol incluso si sobrevive en áreas sombreadas que, sin embargo, retrasan la floración, que será mucho más pequeña. Es posible plantarlo en todo el territorio italiano hasta mil metros de altitud. La glicinia es muy resistente, pero puede verse afectada por algunas enfermedades y parásitos. Con frecuencia hay pulgones y arañas rojas que dañan la glicina. Para remediar este problema, se pueden usar pesticidas específicos. Un problema frecuente son los hongos que producen manchas blanquecinas. Sin embargo, no crean daños particularmente importantes, excepto que no golpean el tronco, en esta situación, la madera en ruinas debe eliminarse y es necesario esparcir un poco de pasta fungicida. Esto generalmente resuelve el problema.