Jardín

Begonias


Como regar las begonias


Aunque no son difíciles de cultivar, las begonias necesitan cuidados y mantenimiento constantes, especialmente cuando se trata de sus necesidades de agua. Afortunadamente, solo hay algunos factores importantes a considerar cuando se trata de riego. La regla principal es no dejar que el suelo se seque por completo. El riego irregular provoca un color amarillento y finalmente la caída de las hojas. Durante los meses de invierno, solo riegue las plantas varias veces al mes. Debido a su origen tropical, las begonias prosperan en áreas con humedad relativamente alta. En las zonas más secas, se aprecia una nebulización con agua destilada, libre de minerales. Cuando el cultivo se realiza en el interior, se puede aumentar la humedad utilizando un pequeño humidificador. Las mismas reglas se aplican a las plantas de riego en invernaderos. La circulación del aire también es fundamental. Las plantas mantenidas en interiores enfrentan un período de latencia invernal y hay una ligera caída de hojas. En este caso, se necesita agua solo una vez cada 3 o 4 semanas hasta que el crecimiento comience nuevamente en la primavera.

Cultivo de begonias



Las begonias no crecen bien en ambientes áridos y calurosos, sino en áreas protegidas de la luz solar directa. Sin embargo, todavía necesitan el sol para dar vida a sus mejores flores. Lo ideal es la luz de la mañana o la luz que se filtra a través de una cortina. Pueden pasar hasta tres meses después de que se siembra el tubérculo antes de que se alcance la plena floración. Las begonias se cultivan en macetas poco profundas llenas de tierra húmeda. Cada tubérculo se riega para estimular el crecimiento, teniendo cuidado de no dejar que el suelo se seque por completo. Un ambiente húmedo favorece el desarrollo de la planta. Una vez que los brotes han brotado, los tubérculos deben transferirse a contenedores más grandes, siempre bien llenos de tierra y expuestos a suficiente luz. Cuando termina el período de frío, las macetas se pueden transportar a un lugar al aire libre, parcialmente sombreadas y, sobre todo, lejos de cualquier fuente de viento fuerte. La mejor ubicación es aquella que le permite recibir el sol temprano en la mañana o al final de la tarde. Las begonias son sensibles al frío y sobreviven al aire libre solo en áreas libres de heladas.

Como fertilizar begonias



El uso de un fertilizante no muy agresivo es útil para el suelo, especialmente durante la fase de siembra. La cantidad correcta se compone de una parte de fertilizante líquido mezclado con tres partes de agua. Lo importante es regar bien el suelo. Cuando los brotes jóvenes de begonia tienen unos 3-4 centímetros de altura, la mezcla diluida debe aplicarse a la base de la planta. La operación debe repetirse cada 2-4 semanas durante la temporada de crecimiento, siempre cuidando de mantener el suelo bien húmedo. En los meses de otoño, la fertilización se reduce a una dosis por mes, solo para detenerse cuando llega el invierno. Las begonias estarán listas para agregar nuevos nutrientes solo la próxima primavera. El suelo húmedo y una dosis excesiva de fertilizantes son las principales amenazas para muchas begonias. Estas plantas son sensibles y pueden morir con fertilizantes altamente concentrados.

Begonias: enfermedades de las begonias.



Las begonias pueden crecer al aire libre, en parterres o en apartamentos. Pero independientemente del entorno en el que viven, hay algunas enfermedades de las plantas que deben controlarse. Un peligro frecuente está representado por los nematodos de las hojas. Los síntomas pueden variar, pero la mayoría de las begonias sufren un bloqueo de crecimiento. Otro síntoma es la decoloración de las hojas, que adquieren un color que varía de rojo a bronce y aparecen impregnadas de agua. En este caso, la única solución es tirar la planta. Solo con cuidado es posible evitar la aparición de enfermedades. El primer paso es comprar plantas libres de nematodos. Eliminar siempre las hojas y flores muertas ayuda a salvaguardar la salud de las begonias. La mayoría de los hongos nacen debido al riego incorrecto, por lo que la medida de precaución es vigilar el estado del suelo. Una enfermedad que sufren las begonias es la roya. Comienza con ampollas rojo-naranja y luego alcanza una condición más grave que conduce a la muerte del follaje. Desafortunadamente, para los casos más extremos, no hay tratamiento que tome.

Vídeo: Tipos de begonias - Hogarmania - Jardinatis (Noviembre 2020).